Nuestra historia

Esta aventura se inició en 2017, cuando comenzamos a consumir Aloe vera y a comprobar sus beneficios. Nosotros somos Icíar y Paco, ambos ingenieros agrónomos con amplia experiencia en el sector agroalimentario. En nuestro caso llegamos al Aloe vera por problemas digestivos, pero esta planta milagrosa aporta beneficios para infinidad de dolencias, además de reforzar el sistema inmunitario, gracias a la enorme cantidad de vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas y polisacáridos.

Se convirtió en un complemento alimenticio más en nuestro día a día, haciendo nuestros propios jugos y dándolo a conocer en nuestro entorno. La respuesta fue tan positiva que decidimos ir más allá, constituyendo La Vendita con un claro objetivo: Acercar los beneficios del Aloe Vera a todos los hogares.

Actualmente, somos un equipo formado por 12 personas, prioritariamente mujeres, que con mucho trabajo y mucha más ilusión, producimos Aloe Vera en todas sus formas, conservando y compartiendo sus propiedades.

Nuestros cultivos

Plantamos Aloe Vera de forma ecológica y siendo muy respetuosos con el entorno y los recursos disponibles. Actualmente, disponemos de 30.000 m2 de invernaderos para el cultivo de Aloe vera. Para nosotros siempre ha sido prioritaria la sostenibilidad de nuestra actividad, y por eso utilizamos una balsa que recoge el agua de lluvia para después regar la plantación, calefacción de biomasa (huesecillo de aceituna) procedente de las almazaras del entorno y paneles solares para generar energía eléctrica. Con todo ello obtenemos un Aloe Vera con una calidad excepcional y disponible todo el año.

Nuestras Hojas de Aloe Vera Ecológico se producen en Extremadura, en las fértiles Vegas del Guadiana, consiguiendo una gran cantidad de Jugo de la mejor calidad y cuidado con mimo por nuestro equipo de agricultoras. Las hojas cuentan con la certificación Global Gap (nº GGN) asegurando las Buenas prácticas agrícolas.

La Vendita es sinónimo de pureza, de concentración de nutrientes y de salud.

Nuestra industria

Transcurridos 4 años, la plantación había alcanzado su estado de madurez óptima, y decidimos dar un paso más. En la misma finca construimos una industria moderna, con las mejores técnicas disponibles, que nos permite elaborar un complemento alimenticio totalmente natural, con procedimientos que no alteran las propiedades del Aloe Vera y siempre de una manera respetuosa con el medioambiente y sostenible. La localización de la fábrica en la misma finca que el cultivo, nos permite garantizar la frescura de la hoja y minimiza nuestra huella de carbono, al disponer de una materia prima de km0.

Nuestra forma de procesado es única, las hojas de Alo vera son recolectadas horas antes de iniciar la elaboración del jugo para garantizar que no pierda propiedades. Todo el equipo está comprometido en el proyecto consiguiendo mantener los estándares de calidad y seguridad alimentaria aprobados por la normativa IFS.